Los pasatiempos no son solo una forma de pasar el tiempo libre de manera significativa, sino que también reducen el nivel de estrés y pueden tener un efecto positivo en la psique. Te presentamos cuatro hobbies que te harán más feliz.

Senderismo

No importa si está a unas pocas horas en coche o muy cerca, seguro que hay un buen lugar para hacer senderismo en tu zona. Con un paseo relajado o una ruta alpina más exigente, puedes experimentar la conexión con la naturaleza, pasar el día al aire libre y escapar de tu entorno habitual. El movimiento rítmico al caminar también asegura que la hormona de la felicidad, la serotonina, se libere y, por lo tanto, tenga un efecto positivo en la psique. Se pueden encontrar rutas de senderismo particularmente hermosas.

Hornear

Es un hecho bien conocido que comer te hace feliz, especialmente cuando se trata de chocolate, que promueve el bienestar gracias al aminoácido triptófano contenido en el cacao, un componente básico de la hormona de la felicidad, la serotonina. En el mejor de los casos, la repostería combina ambas cosas y, por tanto, es un hobby que no solo es divertido, sino que también te hace sentir feliz mientras cocinas y lo disfrutas después. La variedad de platos dulces, desde pasteles, tartas y galletas hasta pastas saladas como hojaldres, quiches o panecillos, es casi infinita y te invita a probar tus propias ideas y recetas. Hazte feliz a ti y a tus seres queridos y comparte tus creaciones para hornear; después de todo, la felicidad compartida es doble felicidad.

Meditar

La meditación es una práctica espiritual en la que puedes encontrar tu centro interior a través de ejercicios de atención plena y concentración y entrar en armonía contigo mismo. El estado de descanso logrado a través de los ejercicios a menudo se describe con las palabras “estar en el aquí y ahora” y “estar libre de pensamientos”. Este último es particularmente importante para la salud del cerebro y una psique equilibrada. Esto le da al cerebro la oportunidad de regenerarse durante los períodos de estrés y de “apagarse” en el verdadero sentido de la palabra. Esto lo hace más relajado y feliz a largo plazo, al mismo tiempo que mejora la conciencia corporal.

Aprender un instrumento

Establecer (y lograr) nuevas metas motiva, te enorgullece y te hace feliz. Para tocar un instrumento, primero hay que aprenderlo. Este proceso requiere cierta concentración y fuerza de voluntad, pero lo recompensa con un progreso constante. ¿Siempre has querido tocar la guitarra o tomar una clase de batería? Simplemente hazlo: además de la sensación de logro de mejorar con cada práctica y expandir tus propias habilidades, aprender a tocar un instrumento también es una buena manera de tomarte un tiempo solo para ti.

Créditos de Fotografía: Pixabay

 

Share This