Con el paso del tiempo el cuerpo vive diferentes cambios tanto internos como externos. La disminución de la producción de colágeno, proteína que aporta elasticidad y tensión a la piel, se reduce y comienzan a aparecer las arrugas, las líneas de expresión, las bolsas debajo de los ojos, etc.

Aunque las arrugas son un signo natural del envejecimiento del cuerpo humano, existen algunos factores que pueden contribuir a su aparición temprana. Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación los señala. “Si bien la genética es la que determina principalmente la estructura y la textura de la piel, la exposición solar es una de las causas principales de la aparición de arrugas, en especial, en las personas de piel clara. Los contaminantes y el tabaquismo también contribuyen a la aparición de arrugas”.

Es importante prestar atención a las arrugas que aparecen prematuramente. Medline Plus, sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, recomienda consultar a un médico en caso de observar que la piel se esté arrugando más rápido de lo normal según la edad que se tenga.

Actualmente existe una gran variedad de productos, tratamientos y cirugías estéticas para mejorar la apariencia de la piel y lucir joven. Antes de elegir cualquier opción es importante consultar a un médico para recibir la asesoría profesional adecuada y no poner en riesgo la salud.

Las mascarillas caseras se han convertido en una alternativa muy elegida por las personas para cuidar su piel. Salud 180 destaca los beneficios del aloe vera y la miel para cuidar la piel. Antes de aplicar una mascarilla casera con estos ingredientes se debe consultar con un dermatólogo. Igualmente, se debe realizar una prueba de alergia en otra parte del cuerpo para verificar que no cause efectos adversos en la piel.
Ingredientes
  • 1 1/2 de miel.
  • 1 penca de sábila.
  • 1 cucharada pequeña de aceite de oliva (también puede ser de coco o almendras).
Preparación
  1. Llevar la miel, la sábila y el aceite de oliva a la licuadora y procesar por varios minutos para obtener una mezcla homogénea.
  2. Limpiar muy bien el rostro.
  3. Aplicar la mezcla en el rostro de miel , sábila y aceite.
  4. Dejar actuar por 15 minutos.
  5. Enjuagar con abundante agua.
  6. Repetir varias veces a la semana para cuidar la piel y mejorar los resultados.

Botox para las arrugas

El botox es es uno de los componentes más popularizados en el mundo de la belleza, especialmente para combatir las arrugas y lucir un rostro joven. Este producto es obtenido de una toxina, la cual es producida por la bacteria Clostridium botulinum, la misma que provoca intoxicación alimentaria (botulismo). Según Medline Plus, sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, los médicos la usan en dosis mínimas para el tratamiento de afecciones de salud como eliminación temporal de arrugas faciales, blefarospasmo, distonía cervical, entre otros.

Según explican los expertos de Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación las inyecciones de botox funcionan de la siguiente forma: “Bloquean determinadas señales químicas de los nervios, principalmente las señales que hacen que los músculos se contraigan. El uso más frecuente de estas inyecciones es relajar temporariamente los músculos faciales que causan arrugas en la frente y alrededor de los ojos”.

Esta toxina se aplica en la piel con una aguja muy fina. Su aplicación solo debe ser realizada por personas profesionales en el tema. Antes de recurrir a esta alternativa para combatir las arrugas, se debe consultar con un médico. Las zonas del rostro más frecuentes donde se inyecta esta toxina es en la comisura de los labios, contorno de ojos y entrecejo.

Crédito de imagen principal via Pixnio

Share This