Desde septiembre del presente año se rumoró que el Miss Universo sería vendido, debido a la crisis económica que atravesaría Ari Emanuel de Endeavour, el empresario que adquirió la organización del concurso en manos de Donald Trump.

«El famoso superagente Ari Emanuel de Endeavour está pasando por un mal momento tratando de encontrar un comprador para su negocio de concursos de belleza en dificultades, y se niega a reducir el precio», cita el medio E Online.

Incluso, el diario estadounidense señaló que “durante los últimos seis meses” el CEO de Endeavour, propietario de Ultimate Fighting Championship y de la agencia de talentos William Morris, intentó vender la compañía de certamen por 20 millones de dólares.

Sin embargo no se había concretado nada hasta que el 25 de octubre la nueva dueña lo confirmó.

 

 

Fue a través de sus historias de Instagram que la billonaria tailandesa Anne Jakrajutatip anunció que el certamen del Miss Universo eran suyos.

A su vez, también incluye el Miss USA y Miss Teen USA.

“Sí, soy dueña de todo, soy la única dueña y, finalmente, el universo es nuestro», expresó la empresaria.

Conocida también por ser una mujer transgénero que defiende los derechos de la comunidad a través de su fundación Life Inspired For Transsexual Foundation.

 

Credito de imagen principal via Instagram

Share This