La mayor de las hermanas del televisivo clan de las Kardashian, Kourtney, de 44 años, y su marido, el batería Travis Barker, de 47, se han convertido en padres de su primer hijo en común.

Así lo han confirmado este sábado, 4 de noviembre, medios estadounidenses como People y TMZ.

Este es el cuarto hijo para la empresaria e influencer, y el tercer hijo biológico para el músico.

Una buena noticia que llega mientras se está emitiendo la cuarta temporada del reality Las Kardashian, en el que Kourtney aún ni siquiera ha anunciado su embarazo.

Por el momento, ninguno de los dos se ha pronunciado sobre la llegada de su primer hijo.

Pero la noticia sobre el nacimiento empezó a correr hace apenas un día, cuando TMZ publicó que a principios de esta semana se había visto a Kylie Jenner, hermana pequeña de Kourtney, en el hospital Cedars-Sinai de Los Ángeles (California) en compañía de su pareja, el actor Timothée Chalamet.

La última vez que el matrimonio fue a principios de esta semana, cuando ambos disfrutaron de la fiesta de Halloween disfrazados como Bitelchus y Lydia Deetz, vestidos como en la escena de la boda de la película protagonizada por Michael Keaton y Winona Ryder.

Todo apunta a que el nombre del nuevo miembro de la familia es Rocky, tal y como adelantó el batería a finales de octubre en el podcast One Life One Chance with Toby Morse.

La noticia de que se iba a convertir en madre de nuevo la dio a conocer Kourntney al mundo el pasado mes de junio en forma de pancarta durante un concierto en Los Ángeles de Blink-182, grupo del que Barker es el batería.

Durante la actuación, Kourtney levantó una pancarta en la que se leía: “Travis, estoy embarazada”, recreando una escena de uno de los videoclips más famosos de la banda de su marido.

Cuando el cartel fue capturado por las cámaras, uno de sus compañeros de banda dijo: “¡Alguien va a tener un bebé!”.

Travis saltó rápidamente hacia el público para estar con ella y la besó.

Aunque en las imágenes que ella misma se encargó de compartir con sus millones de seguidores en las redes sociales él parecía hacerse el sorprendido con el embarazo, no tardaron en surgir miles de comentarios que ponían en duda que no lo supiera antes (mucho antes) de ese concierto.

Más allá del evidente estado de gestación de Kourtney Kardashian en esos momentos, ambos suelen estar prácticamente todas las horas del día juntos, y bien pegados —ella llegó a entrar con él en la habitación en la que tenía que dar una muestra de semen durante su proceso de fertilidad, como han mostrado en el reality show—.

Su embarazo no ha sido fácil.

A principios de septiembre, Barker compartió en sus redes sociales una misteriosa solicitud de oración sin dar detalles del motivo.

También publicó imágenes suyas en la capilla de un aeropuerto, lo que generó aún más intriga entre sus seguidores.

Su banda anunció que la gira europea quedaba pospuesta por los “problemas familiares urgentes” del batería, que debía regresar a Los Ángeles.

Pocos días después, el matrimonio compartía que había surgido una complicación en el embarazo por la que Kourtney tuvo que ser intervenida.

“Como alguien que ha tenido tres embarazos realmente fáciles en el pasado, no estaba preparada para el miedo de tener que correr para una cirugía fetal urgente.

No creo que nadie que no haya pasado por una situación similar pueda comprender ese sentimiento de miedo”, compartía en un mensaje en su cuenta de Instagram, en la que acumula 224 millones de seguidores.

“Tengo una comprensión y un respeto completamente nuevos por las mamás que han tenido que luchar por sus bebés durante el embarazo”, añadía en un escrito en el que también tenía palabras de agradecimiento para el equipo médico, su madre y su marido (su “roca”).

La intervención fue un éxito, y un par de semanas después Barker se reincorporaba a la gira de Blink-182.

Pero aún debían pasar por otro bache de salud.

El pasado 23 de septiembre, Travis Barker compartía en los stories de su Instagram, donde tiene algo más de ocho millones de seguidores, un test de antígenos que mostraba su positivo en covid.

De hecho, en el baby shower —con Mickey Mouse y el Disney de mediados de siglo como tema— ya se le había visto apartado del resto y con mascarilla.

Pero eso no fue todo.

“La semana pasada tuve covid, un episodio de neuralgia del trigémino [dolor nervioso intenso] y una endodoncia.

Lo que significa que puedo manejar prácticamente cualquier cosa que Dios me lance”, publicó en su cuenta de X (antes Twitter) el pasado 30 de septiembre.

El nuevo miembro de la familia tendrá seis hermanos.

La empresaria, que ha sacado al mercado recientemente una marca de vitaminas comestibles y es la consejera delegada de Poosh, una marca de estilo de vida, es madre de Mason (13 años), Penelope (11) y Reign (8), los tres fruto de una larga relación con Scott Disick, con quien nunca se llegó a casar.

Barker, por su parte, es padre de Landon (19) y Alabama (17), fruto de su matrimonio con Shanna Moakler, y se considera padre de Aitana Cecilia de la Hoya (24), hija de Moakler con su anterior pareja, el boxeador Óscar de la Hoya.

El pequeño es, además, el 13º nieto de Kris Jenner, la momager por excelencia de sus cinco exitosas y ricas hijas.

La boda de Kourtney Kardashian y Travis Barker fue uno de los eventos más comentados de 2022.

La primera razón es porque hubo tres ceremonias, siendo la más espectacular la lujosa boda que celebraron en Portofino (Italia), organizada por Domenico Dolce (de hecho, los varios días de celebración fueron una campaña de publicidad para Dolce & Gabbana por los looks tanto de los novios como de la televisiva familia).

La confirmación de relación entre la hermana mayor de Kim Kardashian y el batería fue un año antes, en 2021.

La pareja se conoce desde hace más de 10 años y fueron vecinos durante otros tantos.

Imagen principal vía Instagram

Share This