Britney Spears tenía 16 años cuando se estrenó Oops! Baby One More Time, su primer single.

Una canción que a día de hoy sigue sonando allá donde vayas, y es difícil encontrar a alguien en el mundo que no pueda reconocerla.

Casi 3 décadas han pasado desde entonces, de hecho la cantante es de los últimos coletazos de los boomers (generación X), y su legado continúa formando parte de la música más allá de su propia creación, puesto que hace siete que no publica nada nuevo.

La intérprete de Lucky salió de la factoría Disney, pero no fue la última.

Tras ella fueron otras niñas artistas como Hilary Duff, Miley Cyrus, Zendaya o, la última, Olivia Rodrigo.

Aunque todas están escribiendo su propia historia, la inspiración en la princesa del pop, el verdadero icono, la protagonista indirecta de uno de los primeros memes de la historia (Leave Britney alone!), sigue presente en nuestros días, también fuera del gigante audiovisual.

Si hay alguien que ha seguido los pasos de Britney, literal y figuradamente, ha sido Miley Cyrus.

La cantante comenzó su carrera como actriz en Hannah Montana y se deshizo de la imagen de niña buena con su primer disco tras su paso por Disney, tiulado Can’t Be Tamed.

Desde la portada del álbum, donde aparecía enseñando el ombligo con conjunto de cuero total black, hasta actitud y, por supuesto, su puesta en escena, todo podía encontrarse en el recorrido de Britney.

De hecho, la cárcel que usaba la joven intérprete en su videoclip de la canción que da nombre al álbum la había usado su predecesora un año antes durante su gira Circus.

Algunos descalificaron esta transformación y a la propia actriz y cantante,.

A pesar de que en su trabajo discográfico había también aplaudidas versiones como Every Rose has its Thorn.

Llegaron incluso a publicar una canción juntas en 2013, SMS, como parte del álbum Bangerz, en donde la hija de Billy Ray Cyrus volvió a romper con todo con polémicas actuaciones como la de Can’t stop/Blurred Lines en los Video Music Awards.

“Creo que le recordó a lo que estaba haciendo ella cuando tenía 20 años, ese deseo de liberarte y representar a tantas chicas […]

No creo que haya otro ídolo pop que me importe tanto como Britney, fue el primer álbum que compré”, desveló la intérprete sobre Britney Spears.

En 2019, para su videoclip Mother’s Daughter, Miley volvió a rendirle homenaje con un body rojo de látex que recordaba al que la princesa del pop utilizó en su Toxic.

Dos años más tarde, en 2021, Britney demostró su inmensa humildad y cariño hacia la joven, 11 años menor, y aseguró que la protagonista de Hannah Montana era “una inspiración” para ella.

Pero en la misma generación, Demi Lovato también ha podido inspirarse y recibir los consejos de Britney en primera persona.

Ambas compartieron mesa del jurado en X-Factor donde, según ellas mismas contaron, encontraron muchos puntos en común en todo lo que habían vivido como niñas artistas:

Sin duda conectamos, creo que porque hemos pasado por lo mismo“, explicó la protagonista de Sonny with a Chance a The Sun en 2013

. “Hemos mantenido el contacto, nuestras madres se han hecho superamigas, lo cual es supergracioso”, añadió.

Hace dos años, cuando Demi estrenó su cancón I’m Ready con Sam Smith, el artista aseguró que la inspiración del tema había sido precisamente la princesa del pop y, particularmente, Femme Fatale (publicado en 2011).

Más recientemente, con el estreno del nuevo single de Demi, Skin of my teeth, el videoclip resuena mucho con Everytime, la canción de Britney Spears en la que habla sobre cómo la fama consiguió sacar lo peor de ella y le hizo vivir algunos de los peores momentos de su vida.

En el caso de este nuevo tema de Lovato, el tema es su salud mental y su casi fatal incidente en 2018 cuando tuvo una sobredosis que casi le cuesta la vida.

La última de las estrellas que ha creado la factoría Disney, Olivia Rodrigo, ha hablado públicamente de estrellas como Avril Lavigne o Taylor Swift como inspiraciones directas de su música.

Sin embargo, en el videoclip de Brutal, el tema que abre su disco y uno de sus últimos singles, habla precisamente de las dificultades de crecer ante las cámaras:

“Estoy atrapada por las noticias de a quién le gusto y quién te odia, y estoy tan cansada que puede que renuncie a mi trabajo y empiece una nueva vida.

Todos estarán muy decepcionados porque, ¿quién soy si no me explotan?

Teniendo esto en cuenta parece imposible que su elección de vestuario, un vestido exactamente igual al que lució Britney Spears en los American Music Awards de 2003 (el mismo año en el que nació la propia intérprete), sea casualidad

Fuera del gigante audiovisual que es Disney y que ha servido como cuna de todas estas artistas, hay muchos más que aseguran haber sido inspirados por Britney Spears más de una vez. Una de las últimas es Ava Max, autora de una de las canciones más virales de los últimos meses Sweet but Psycho, que aseguró que Britney Spears era una de sus principales inspiraciones y referentes a la hora de crear música.

La referencia más obvia a Britney Spears en la cuptura pop actual es la de que hemos podido ver a través de la moda. Algunos de los looks más icónicos de la princesa del pop han servido como inspiración para multitud de artistas, pero otros detalles como el pelo recogido con las puntas hacia arriba, las faldas de tiro bajo y el ombligo al aire, las sandalias de plataforma o las gafas de sol casi transparentes y con montura al aire están en plena tendencia. También algunos símbolos, como la mariposa, que Olivia Rodrigo y Dua Lipa han hecho suyas a través de sus estilismos. Sydney Sweeney llevaba su look más Brit en los últimos premios de la MTV. La generación Z adora a Britney Spears como un icono, ¿quién no?

Crédito de imagen principal via: picryl

Share This