Han sido 13 años de una vida adulta tutelada. Britney Spears ya es libre. En 2008 un juez decidió que Britney Spears no tenía capacidad para dirigir su propia existencia y ordenó que su padre tutelase las finanzas y actividad de la estrella del pop. Un tribunal de Los Ángeles ha puesto fin a esta aberrante situación.

Celebración de fans en todo el mundo

Los fans llevan años haciendo del #FreeBritney causa para manifestaciones públicas en todo el mundo. Ahora han celebrado la decisión de la juez Brenda Penny, que ha nombrado un gestor temporal de las cuentas de la cantante hasta que se ponga al día y pueda tomar las riendas de su vida. Pero, por lo pronto, al fin Britney Spears ya es libre.

La lucha por la libertad de Britney Spears

Fue este 2021 cuando Britney Spears logró contratar un abogado adecuado y lanzarse a un pleito crucial:  para liberarse de su padre, Jamie Spears, quien ha controlado sus finanzas, su vida, incluso sus relaciones durante los últimos 13 años. El 23 de junio de 2021, la Princesa del Pop dio el paso definitivo para recuperar su vida: hablar directamente y por primera vez ante el juez.

¿De dónde viene la demanda de Britney Spears?

A punto de cumplir 40 años, Britney Spears todavía tenía a su padre Jamie como tutor legal. Esta situación fue confirmada por el Tribunal Superior de Los Ángeles en noviembre de 2020, asegurando que su padre podía seguir controlando el patrimonio de su hija. Desde entonces, Britney Spears peleaba por tomar el control de su fortuna a Jamie Spears.

Cuando Britney perdió el control

La decisión inicial de quitarle la independencia financiera a Britney Spears, se debe al momento en que se tomó esta fotografía. En 2008, el Tribunal dictaminó que la cantante no era capaz de controlar su propia vida, después de haber mostrado episodios sucesivos de comportamiento anómalo y autodestructivo.

#FreeBritney contra la tutela de su padre

Sin embargo, pese al tiempo transcurrido desde entonces, la tutela opresiva continúaba. Los fanáticos más leales de Britney protestaron en voz alta por esta situación y el movimiento #FreeBritney incrementó su actividad.

Dando la cara, tras 13 años

Britney Spears ha permanecido en silencio durante los últimos 13 años, sin acudir a cita alguna con el juez. Hasta la última vista. A sus 39 años, la Princesa del Pop decidió que estaba lista para hablar sobre su experiencia bajo la tutela. “Me gustaría poder compartir mi historia con el mundo”, dijo Britney Spears. “Quiero ser escuchada y que sepáis que mantener esto durante más tiempo no es bueno para mi corazón”.

#FreeBritney es el mensaje

Britney Spears llamó a la sala del tribunal y leyó su declaración por teléfono. Mientras hablaba, decenas de manifestantes de #FreeBritney se unieron a la estrella frente al palacio de justicia.

Ira, trauma y tristeza

La cantante estaba visiblemente enfadada durante los 20 minutos que duró su declaración en la corte. “Estoy traumatizada”, dijo según los periodistas presentes en la sala, incluida CNN. “No estoy feliz. No puedo dormir. Estoy tan molesta que es una locura. Estoy deprimida”.

¿Por qué no habló antes?

“Nunca lo he dicho abiertamente”, explicó Britney sobre su silencio en los últimos años. “Pensé que la gente se burlaría de mí, pensarían que estaba mintiendo, asegurando que lo tengo todo, pues soy Britney Spears”.

“El fin a la tutela abusiva”

“Señoría”, le dijo al juez de la Corte Suprema, “trabajo desde que tenía 17 años. No puedo ir a ningún lado, a menos que me encuentre con alguien cada semana en una oficina. Realmente creo que esta tutela es abusiva. Quiero poner fin a la tutela”.

 

“Intimidada, excluida y sola”

La propia Britney sonaba como si estuviera agotada por todas las peleas y por no poder tomar decisiones sobre su propia vida. “Merezco tener un descanso de dos o tres años… Me siento intimidada, excluida y sola. Estoy cansada de sentirme sola. Merezco tener los mismos derechos que cualquiera o la posibilidad de tener un hijo”.

“Me sentí obligada a actuar en 2018”

En un testimonio explosivo, donde la cantante incluso usó el término “tráfico sexual”, habló de que le administraron drogas “en contra de mi voluntad”, Britney Spears recordó que no quería actuar en Las Vegas en 2018 pero que se sintió obligada a hacerlo entonces. “Las personas que me hicieron esto no deberían poder escapar y alejarse fácilmente… Deberían estar en la cárcel”, dijo.

La fortuna de Britney Spears

El patrimonio neto de Britney llegó a alcanzar los 170 millones de dólares. El paso del tiempo, los gastos en abogados y otros asuntos, así como la falta de continuidad en el trabajo y los ingresos, han reducido esa fortuna a 50 millones de dólares. Solo en 2019, Britney Spears gastó más 1,2 millones en abogados. También ha tenido que pagar el salario de su padre como tutor, de 128.000 dólares, según recoge ‘E!’

El retorno de Britney

En su momento el abogado de Britney aseguró que la estrella del pop no reaparecería en los escenarios hasta que fuera libre. Ese momento puede haber llegado. Britney Spears ya es libre

 

A %d blogueros les gusta esto: