La cantante Jennifer López reveló el impacto negativo que tuvo su salud, durante el apogeo de su carrera, en los años noventa.

JLo explicó en su newsletter On the JLo que: “Hubo un tiempo en mi vida en el que solía dormir entre tres y cinco horas cada noche. Me pasaba todo el día en el set de rodaje y en el estudio de grabación toda la noche. Y los fines de semana grababa videos o hacía entrevistas. Todo ese exceso de trabajo y ese estrés me acabaron golpeando, sin olvidar ese déficit de sueño, que no me permitía recuperarme física y mentalmente”.

Además, “La Diva del Bronx” reconoció que en esa época, cuando todavía no tenía 30 años, se consideraba «invencible» y pensaba que su energía y vitalidad no acabarían.

 

 

View this post on Instagram

 

Una publicación compartida por Jennifer Lopez (@jlo)

 

Sin  embargo, para su desgracia, un día toda esa tensión y agotamiento explotaron hasta quedar «físicamente paralizada» en medio de un rodaje, justo descansaba brevemente en su tráiler.

“Sentía que estaba físicamente paralizada, no me podía mover y tampoco veía con claridad. Empecé a sentir todos esos síntomas y me asusté mucho. Ese miedo me envolvía y luego me enteré de que se trataba de un clásico ataque de pánico motivado por el agotamiento. Pero en esos años no había escuchado siquiera ese término”, reveló Jennifer López.

Crédito de imagen principal via Wikimedia Commons

Share This