La actriz Sydney Sweeney ha protagonizado una interesantísima (aunque algo controvertida) entrevista para Variety, en la que habló sobre cómo los fans opinan de su cuerpo y la relación que percibe con ellos.

Y es que, como probablemente ya sabréis, la cantidad de reacciones que genera el físico de esta actriz en redes como Twitter da, como mínimo, para debate.

«Los veo y no puedo permitirme reaccionar de ninguna forma. No sé cómo explicarlo, todavía estoy intentando comprenderlo.

https://www.instagram.com/p/C9FfBhCI5ql/?utm_source=ig_web_copy_link&igsh=MzRlODBiNWFlZA==

La gente se siente conectada y libre de poder hablar de mí como quieran, porque creen que he firmado para entregarles mi vida, que ya no estoy a nivel humano porque soy actriz«, reflexionó la actriz sobre un tema que, como es evidente por sus palabras, le afecta.

Ha perdido su ‘vida privada’

Y es que ella siente que su vida pública ha ‘aplastado’ a su vida personal y su vida privada y que la gente tiene una especie de ‘cheque en blanco’ para decir lo que quiera de ella.

«Que con estos personajes soy para todos los demás, pero yo, como Sydney, ya no soy para mí. Es una extraña relación la que la gente tiene conmigo y sobre la que no tengo control ni voz», reflexionó.

Pensando en los negocios

En una entrevista para GQ, la actriz Sydney Sweeney habló sobre el fracaso de su última película, ‘Madame Web’, destacando la importancia que tuvo para su carrera en términos comerciales y de relaciones en la industria.

«Para mí, esa película fue clave, es lo que me permitió construir una relación con Sony.

Sin ‘Madame Web’ no tendría relación con quienes toman las decisiones allí. Todo en mi carrera lo hago no solo por una historia, sino por decisiones comerciales estratégicas. Debido a que hice aquella, pude vender ‘Cualquiera menos tú’. Y pude conseguir a ‘Barbarella’», reveló.

Si de algo no hay duda es de que ella es una de las actrices de moda. Todas las producciones la quieren y, cada vez que pisa un photocall, da qué hablar… para lo bueno y para lo menos bueno.

Y es que, mientras su carrera va en alza, también lo van las personas que quieren aprovecharse de ella, como ciberdelincuentes que suplantan su identidad para cometer estafas.

Y es que el ‘fenómeno Sydney’ es un claro ejemplo del precio de la fama; de lo que uno pierde cuando lo gana todo y de como ser una de las mayores celebridades de la Tierra también implica, de alguna forma, dejar de ser tú misma.

Imagen principal vía Archivo

Share This