En medio del juicio con Johnny Depp, Amber Heard tomó una decisión muy drástica que sorprendió a Hollywood: la actriz despidió a su equipo de prensa y contrató a una agencia nueva porque no está conforme con la manera en la que los medios captan la historia.

Es por eso que la agencia Precision Strategies perdió su lugar, mientras que Heard tendía a contratar a Shane Communications como equipo para manejar las comunicaciones durante el resto del juicio.

Curiosamente, la agencia se ha enfrentado al elenco de Piratas del Caribe en el pasado. En ese momento, Shane Communications trabajaba para una compañía que le cobraba a la estrella de cine y le pedía que consultara a un psiquiatra sobre sus hábitos de gasto, estimados en alrededor de $2 millones al mes.

En la contienda con Depp, la primera derrota de Hurd fue precisamente en el campo de las comunicaciones, y en ese momento se determinaron las condiciones para el juicio. La actriz no quiere cámaras y Johnny Depp quiere ventilar el proceso. Finalmente, la declaración del equipo legal del actor fue exitosa y el juicio, transmitido por televisión, recibió una gran cobertura mediática todos los días.

Share This