La moda y la música son dos industrias que mantienen una relación muy cercana desde hace ya bastante tiempo. Y es que los cantantes se convierten en imagen de muchas casas y en marcadores de tendencias en todo el mundo. Por eso no es de extrañar que los artistas sean con frecuencia inspiración de los diseñadores y que mantengan vínculos de amistad que trasciendan lo meramente comercial.

Un gran ejemplo de ello es la relación que hay entre la cantante y actriz estadounidense Britney Spears y la diseñadora italiana Donatella Versace. Recientemente, la hermana del fallecido Gianni Versace conversó con Emily Ratajowski en su podcast ‘High Low with EmRata’ y tocaron, entre otros temas, la cercanía que la creadora sostiene con la intérprete de ‘Oops… I did it again’.

 

 

Donatella recordó el momento en el cual conoció a la cantante y el impacto que generó en ella desde ese primer instante. “Vino a Milán, tenía como 20 o 21 años… estaba en el apogeo de su carrera, pero era muy humilde (…) Fue increíble”, contó la diseñadora. “Desde que nos conocimos, Britney siempre ha tenido un lugar muy especial en mi corazón”, confesó la italiana.

Ese cariño fue el motor que impulsó a Donatella a involucrarse en la confección del vestido de novia de Britney en 2022, cuando contrajo nupcias con Sam Asghari en una íntima ceremonia a la que asistieron los amigos más cercanos de la pareja en Los Ángeles. Fue “muy pequeña, pero muy hermosa”, garantizó Versace. Figuras como Madonna, Paris Hilton, Drew Barrymore y Selena Gomez, también fueron parte de la lista de invitados.

 

 

Cuando Britney le pidió a Donatella que creara e hiciera su vestido, ella no pudo negarse. “Diseñar los trajes de boda de Britney y Sam fue algo natural para mí. Se derramó una enorme cantidad de amor en cada detalle. Junto con nuestro Atelier, creamos un vestido y un esmoquin que emanan elegancia y glamour. ¡Se ven perfectos juntos!”, declaraba la diseñadora hace unos meses en el marco de la boda.

Para Donatella fue muy importante poder acompañar a su amiga en este momento crucial de su vida. “Verla libre, feliz y ahora casándose me pone una sonrisa en la cara”, aseguró la diseñadora. Según la mente creativa de la casa Versace, “fue asombroso ver a Britney, tan liberada, tan libre”.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por River Red (@britneyspears)

 

Haber sido parte de este momento en la vida de Spears implicó para Donatella Versace y su equipo un gran trabajo. Según fue reseñado en la revista People en su momento, el traje nupcial de la cantante tomó un total de 700 horas de trabajo artesanal para ser culminado en el Atelier Versace.

El vestido de novia se destacó por una extensa cola que medía 10 pies de largo, una sensual abertura a la altura del muslo, un escote vertical y una ristra de botones de perlas en la espalda. La artista completó su look nupcial con un largo velo de tul de seda, zapatos de satén blanco, una gargantilla, guantes transparentes y diamantes de Stephanie Gottlieb.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por River Red (@britneyspears)

 

No en balde, cuando Britney compartió algunas imágenes de la boda, hizo referencia a su amiga diseñadora en el texto. “Gracias Donatella Versace por diseñar mi vestido… Me sentí tan hermosa. Creo que todos caímos en la pista de baile al menos 2 veces. Pero quiero decir, vamos… Todos estábamos haciendo voguing”, aclaró Brit. Parece que una de las grandes lecciones que ha aprendido Spears en su vida -ya a sus 41 años- es que amor con amor se paga.

Crédito de imagen principal via Instgram

Share This