Acertar con tu tono exacto de colorete hace que tus facciones resalten y tu rostro quede bien esculpido e incluso rejuvenecido. Por eso es muy importante seleccionar tu tono y conseguir un maquillaje armonioso. Expertos de maquillaje nos dejan unos consejos para escoger el colorete perfecto según tus rasgos faciales y tu tono de piel.

Miguel Ángel Álvarez, maquillador de YSL Beauty, señala que “los coloretes, en general, los puedes aplicar según el color de labios o el color de la sombra de ojos. Puedes hacer una combinación o contrastar los colores. En la combinación siempre trata de jugar con el colorete junto al labio utilizando la misma gama de colores. En el contraste puedes, por ejemplo, usar un colorete rosado con un labio naranja y un eyeliner azul”.

ESTE ES TU COLORETE SEGÚN TU TONO DE PIEL

Elige siempre un tono de colorete que complemente el color natural de tu piel. Las pieles más claras están más favorecidas con tonos rosados o melocotón suave, mientras que las pieles más oscuras pueden optar por tonos más intensos como el ciruela. Existen tres subtonalidades para tener en cuenta a la hora de elegir colorete; rosa, naranja y marrón. Asimismo, existen diversas texturas entre crema, polvo o incluso tintes.

Hoy día, muchas marcas de maquillaje han creado coloretes que facilitan esta dura elección. Son productos basados en la tecnología del pH reactivo, que se adaptan a cada piel según su pH y revelan un tono totalmente único y perfecto.
Para piel clara. Si es tu caso, utiliza tonos rosados suaves o melocotones claros. Estos iluminarán tu tez. Evita tonos demasiado oscuros, ya que quedan poco naturales en tu piel. Los tonos coral también son favorecedores y agregan un toque de calidez.

“Los cutis rosados son el lienzo perfecto para coloretes en burdeos, borgoña y tonos fríos en general”, destaca el maquillador de YSL.

Piel media.

Los coloretes más adecuados son los tonos rosados medios o melocotón. Aportarán color sin que queden muy cargados. Si lo deseas, también puedes experimentar con tonos ciruela o malvas y quedará un look más atrevido. Pero, evita los tonos demasiado claros, ya que pueden no destacarse lo suficiente en tu tono piel.

Piel oliva.

Los tonos de bronceado o terracota complementan muy bien este tono de piel. Es mejor evitar los tonos demasiado fríos o rosados, ya que contrastan demasiado con tu tono de piel cálido.

Piel oscura.

Tonos ricos y profundos como el rojo oscuro, el ciruela o el bronce sientan de maravilla en pieles oscuras. El naranja quemado o el cobre, también son apropiados. Si es tu caso, debes evitar los tonos que sean muy claros, ya que pueden desvanecerse en tu tonalidad oscura.

ELEGIR COLORETE SEGÚN TU TIPO DE CARA

“Elegir el colorete que mejor se adapte al tono de piel es igual de importante que aplicarlo de manera correcta a la forma de la cara para conseguir un look favorecedor”, subraya Amanda Bell, Global make up artist de Pixi Beauty. Para definir los rasgos de la cara, Miguel Ángel Álvarez, apuesta por “los tonos mas oscuros y neutros como el topo (un marrón un poco gris) y evito los tonos rojizos. Después, una vez definido el rostro, aplico el colorete que mas favorezca, en función de la tonalidad de piel o el look del día”.

Dependiendo de la forma de tu cara, debes aplicar el colorete de una manera u otra. El objetivo es emplear el colorete para elevar y destacar la zona, refrescar e iluminar el maquillaje de una manera natural.

Caras redondas.

Opta por tonos de colorete que ayuden a esculpir y definir los pómulos. Los tonos más oscuros o tonos tierra pueden ser útiles para crear una apariencia más esculpida.

Caras alargadas.

Los tonos de colorete que agregan un toque de color en las manzanas de las mejillas pueden ayudar a suavizar y equilibrar la longitud del rostro.
“En una forma ovalada debes aplicar el colorete en lo alto de los pómulos para conseguir un efecto lifting de manera natural que ayudará a definir la estructura facial” apunta Amanda Bell, Global make up artist, de Pixi Beauty.

Caras cuadradas.

Busca tonos de colorete que suavicen los ángulos de tu mandíbula y los pómulos, como los rosados o melocotón.
Lo importante es que no tengas miedo de experimentar con diferentes tonos y texturas de colorete con el fin de encontrar el que mejor se adapte a ti. Prueba en tu piel para ver cómo queda y cómo se mezcla, antes de tomar una decisión final.

COLORETE SEGÚN TU TONO DE CABELLO

Aquí tienes unas sugerencias para elegir tu colorete perfecto según tu tipo de cabello:

Cabello rubio. Apuesta por tonos de colorete en rosados suaves o melocotón, ya que iluminan los rubios.

Cabello castaño. Aquí, los más favorecedores son los rosados medios o terracota, que resaltan su calidez. Aunque, los tonos en melocotón también agregan un toque de frescura y luz al rostro.

Cabello negro. Los ciruela profundos o rojos oscuros crean un contraste encantador con el negro de la melena. Un coral o naranja quemado también favorecen ya que muestran calidez al rostro, sin competir con el pelo oscuro.

Cabello pelirrojo. Los tonos albaricoque realzan la calidez de los rojizos. También, añade el maquillador de YSL, “los cálidos como el marrón, anaranjados terracotas, son un acierto. Aún así, puedes jugar con los tonos si te quedan bien. Piensa que el maquillaje es un complemento mas, que se puede combinar como si de otra prenda o complemento se tratara”.

¿QUÉ TEXTURA DE COLORETE ME VA MEJOR?

Otra elección importante es la textura del producto. Esta dependerá del tipo de piel y del acabado que busques. Si buscas un efecto glazed blush, que consiste en crear un acabado ultrafluido y luminoso para levantar e iluminar el rostro, tienes que utilizar un colorete líquido, mezclado con un iluminador en un tono neutro o similar.

Los maquilladores de Druni recomiendan “mezclar un colorete marrón con un iluminadorbronce; o un colorete rosado-coral con un iluminador de subtono rosado o champagne”. Para un resultado perfecto, lo mejor es utilizar una brocha especial para colorete, que no sólo intensifica el color, sino que también otorga un efecto de pómulo estirado para crear un efecto lifting.

Amanda Bell afirma que “aunque el resultado ansiado sea un efecto glow, hay que tener cuidado de no cometer el error de acabar con un efecto de brillos. Por eso, recomiendo en las pieles grasassellar con polvos translucidos, que ayuden a prolongar el maquillaje durante todo el día”.

Imagen principal vía Instagram

Share This