Un estudio ha demostrado que la prolina, un aminoácido habitual en alimentos de origen animal como la carne, se relaciona con más riesgo de depresión y con un empeoramiento de los síntomas si ya se sufre.

Una dieta demasiado rica en alimentos de origen animal podría no ser buena para el ánimo.

Por primera se ha demostrado que la prolina, un aminoácido que abunda en alimentos de consumo tan habitual como la carne de ternera o de pollo, influye en el estado de ánimo, aumenta el riesgo de sufrir depresión y la empeora si ya se padece.

El estudio, publicado en la Cell Metabolism, es de gran relevancia porque abre la puerta a desarrollar tratamientos para la depresión basados en la dieta.

LOS FACTORES DE RIESGO DE LA DEPRESIÓN

Se estima que casi 300 millones de personas sufren depresión, lo que equivale a un 4,4% de la población mundial.

Es la enfermedad mental más común y sus factores de riesgo, según señala la Clínica Mayo, son bien conocidos:

  • Tener un carácter muy autocrítico, pesimista o la autoestima baja.
  • Haber vivido situaciones traumáticas (abusos, muerte de un ser querido, problemas económicos).
  • Tener familiares con antecedentes de depresión.
  • Sufrir o haber sufrido trastornos de ansiedad, de alimentación o estrés postraumático.
  • Abuso del alcohol y otras drogas.
  • Ciertos fármacos como los medicamentos para dormir.

Las enfermedades graves, como el cáncer o el ictus, y el dolor crónico también favorecen la depresión.

Como verás, entre los factores de riesgo con aval científico no está la alimentación, aunque cada vez hay más estudios que sugieren esta relación.

PROLINA Y ESTADO DE ÁNIMO

Investigadores del Instituto de Investigación Biomédica de Girona (IDIBGI) y de la Universidad Pompeu Fabra (UPF) han dado un gran paso en la búsqueda de un vínculo entre lo que comemos y la depresión.

Y lo han hecho al identificar el papel exacto que tiene la prolina en la depresión.

La prolina es un aminoácido que está presente en una gran variedad de alimentos y, según dicho estudio, aumenta el riesgo de depresión y empeora los síntomas si ya se sufre. Para llegar a estas conclusiones:

Se analizó el tipo y la cantidad de aminoácidos en la dieta de los participantes.

También respondieron a un cuestionario que mide el ánimo depresivo.

“Nos sorprendió que lo que más se asociaba a la depresión, evaluada mediante este cuestionario, era el consumo de la prolina”, afirma el Dr. Fernández-Real, del IDIBGI

Para acabar de confirmar el vínculo entre la prolina y el ánimo depresivo, analizaron el metaboloma en el plasma sanguíneo.

El metaboloma es el conjunto de sustancias (metabolitos) que genera el organismo debido a su propio funcionamiento interno y a factores externos como la alimentación.

Observaron que uno de los metabolitos asociados a la depresión era la concentración de prolina en plasma sanguíneo.

Como decíamos, la prolina es una aminoácido habitual que se encuentra principalmente en alimentos de origen animal:

Carnes: Pollo, pavo, cerdo y ternera.
Pescados: Sardina, mero, salmón, y atún, entre otros.
Lácteos y huevos.

También se encuentra en vegetales como los guisantes, las zanahorias o las judías.

Imagen principal de vika-imperia550 en Pixabay

Share This