Cada 2 de abril en el mundo se conmemora el Día Mundial para la Concienciación sobre el Autismo. En este sentido se realizan acciones globales para generar sensibilidad entre la población, informar adecuadamente y promover la inclusión de las personas que están dentro del espectro autista, tanto en la vida social como el mercado laboral.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el autismo es un trastorno que produce afecciones diversas en el desarrollo neurológico.

Las personas que están dentro del espectro pueden presentar dificultades para la comunicación y la interacción social; así como dificultad para poner atención en los detalles, cambiar de una acción o actividad a otra o reaccionar de forma poco habitutal ante sensaciones cotidianas.

Es importante generar conciencia y desmitificar el autismo, condición con la que viven 1 de cada 100 niños en el mundo, según estimaciones de la OMS.

Urgente, desmitificar el autismo

Para una sociedad incluyente, igualitaria y justa es fundamental erradicar los estigmas y prejuicios que rodean los trastornos neurológicos, entre ellos el autismo. Aquí exponemos algunos mitos y realidades sobre esta condición:

Mito 1: “Los autistas son enfermos”

Realidad: El autismo es un trastorno, no una enfermedad. Al ser un espectro, es importante destacar que todos los diagnósticos son distintos y, en consecuencia, las afecciones también lo son.

Mito 2: “Las vacunas causan el autismo”

Realidad: No hay pruebas de una relación causal entre el autismo y la vacuna contra el sarampión, la parotiditis y la rubéola (vacuna SPR). Tampoco se ha encontrado que otras vacunas aplicadas después de la infancia aumenten el riesgo de autismo. Aplicar el esquema de vacunas a niños y niñas es fundamental para la prevención de la salud.

Mito 3 : “Hay una epidemia de autismo”

Realidad: El incremento en los casos diagnosticados de autismo no responde a una “epidemia”, sino a mejoras en los sistemas de detección oportuna de la salud pública y privada.

Mito 4: “Los autistas tienen discapacidad intelectual o son genios”

Realidad: En el espectro autista es muy amplio y se identifican diversas afecciones, algunas personas que autistas presentan deficiencias intelectuales, pero no es una regla. Por otro lado, menos del 1% de quienes están en el espectro presenta el Síndrome de Savant o genialidad.

Mito 5: “Los autistas no tienen emociones”

Realidad: Las personas que están en el espectro autista son capaces de sentir todas las emociones que una persona neurotípica, pero su manejo y expresión de emociones es distinta a lo que se identifica como habitual.

Mito 6: “Las personas con autismo no pueden ser independientes”

Realidad: Los avances en las ciencias de la salud han permitido que la detección oportuna y los estímulos generen condiciones mejores para las personas con autismo. Su desarrollo es cada vez más independiente, aunque en algunos casos requieran apoyos de otras personas.

Algunos datos sobre el autismo:

Se estima que, en el mundo, 1 de cada 100 niños y niñas en el mundo están en el espectro autista

En México, la estimación es de 1 de cada 115 menores y para Estados Unidos escala a 1 de cada 36 menores están en el espectro

En Estados Unidos, cerca del 2.2% de los adultos son diagnosticados con autismo

Por cada niña diagnosticada, se registran cuatro niños con autismo

La prevalencia de autismo diagnosticado en niños y niñas aumentó 241% entre 2000 y 2020

4 de cada 10 niños y adolescentes austistas presentan otros trastornos, como déficit de atención, bipolaridad, ansiedad o depresión

La prevalencia de autismo es similar sin importar el color de piel, nivel socioeconómico o pertenencia a grupos étnicos

Un niño tiene 19% más probabilidades de ser diagnosticado con autismo si un hermano mayor está en el espectro

Debido a la desinformación y el estigma, se observa que los menores en el espectro autista sufren más acoso escolar en comparación con los menores neurotípicos

El autismo en las familias genera un gasto importante, en Estados Unidos, 4 de cada 10 dólares de este gasto se destinan a la educación especial

En línea con la sobrecarga de trabajo en las mujeres, se observan tasas de 70% de prevalencia de estrés, ansiedad y depresión en las madres de niños con autismo

Algunos de los principales retos que se identifican para mejorar la calidad de vida de quienes están en el espectro autista son:

Difusión de información sobre el autismo y otras neurodivergencias

Mejora en los sistemas de salud pública para el diagnóstico oportuno y la atención adecuada

Políticas de inclusión social y laboral

Monitoreo y capacitación del personal educativo

Producción de estadísticas con perspectiva de derechos

Imagen principal vía Archivo

Share This