Verano es casi sinónimo de vestidos. Es la época perfecta para llevarlos en todas sus versiones y optar por combinaciones estupendas, que no solo te hagan sentir cómodas, sino también que realcen tus atributos y puedan disimular esos detallitos con los que no estás a gusto, como la panza.

La industria de la moda ofrece una amplia variedad que se pueden ajustar a tu tipo de cuerpo.

La experta en imagen personal y estilista, Piluka De Echegaray, contó a la revista Clara dio algunos trucos para elegir algunos vestidos según su corte y el efecto que deseamos conseguir con el outfit.

Ella explica que “el cerebro humano percibe a través de la vista el conjunto de la forma y no sus partes por separado.

Jugando con este efecto podemos modificar visualmente las formas y alargar, ensanchar, afinar y modificar visualmente justo allí donde lo necesitemos”.

Por ejemplo: Si se desea que la parte inferior luzca más alargada, entonces, hay que optar por un vestido con corte debajo del pecho, así como los que tienen cierre en la parte delantera.

Pero si lo que se busca disimular el abdomen, pues los vestidos holgados o con la cinturilla alta son los mejores aliados. Claro también hay que tomar en cuenta el tipo de cuerpo que tengas.

1. Cuerpo reloj de arena

Para las chicas que tienen este cuerpo, pues los vestidos envolventes (wrap dress) suelen ser la mejor opción porque acentúa la cintura y crea una forma femenina sin apretar demasiado el área del abdomen.

Los pueden combinar con zapatos de tacón medio y bolso mediano para equilibrar el conjunto.

Aunque también uno de corte A con cinturón te puede venir bien, ya que define la misma zona corporal. Sandalias con plataforma y joyería simple sirven para complementar el look.

Es importante que sepas que debes evitar vestidos ajustados en la zona del abdomen y tejidos muy finos que puedan marcar la silueta.

2. Cuerpo rectángulo

Los vestidos estilo imperio tienen una cintura alta justo debajo del busto, que cae suavemente sobre el abdomen. Los zapatos con detalles, como lazos o adornos, y un clutch elegante, harán la distinción.

Eso sí, tienes que decirle “No” vestidos rectos y sin forma, ya que no añaden curvas y pueden enfatizar la panza.

3. Cuerpo pera

Si la prenda tiene detalles en los hombros o en la parte superiores, es el que debes escoger, ya que atraen la atención hacia el busto y los hombros, alejándola del abdomen.

Quedan super bien con tacones de tiras y pendientes largos.

4. Cuerpo manzana

Las túnicas sueltas con cortes simples y rectos son ideales para este tipo de cuerpo, porque alargan la silueta, así como los que tiene corte bajo el busto, similar al estilo imperio.

Fluyen desde la cintura alta, ocultando el abdomen. Evita vestidos con cinturón en la cintura, ya que pueden resaltar la panza. También evita los tejidos brillantes y muy ajustados.

5. Cuerpo triángulo invertido

Vestido con falda en A equilibra la parte superior ancha con una falda más amplia. También los de corte recto con detalles en la cintura, a los que les puedes añadir un cinturón o un lazo para marcar la cintura y desviar la atención de la panza.

Ni se te ocurra, usar con detalles voluminosos en los hombros.

Imagen principal vía Pinterest

Share This