El príncipe Harry no deja de ser tendencia en los portales de noticias por sus contundentes declaraciones sobre los aspectos más polémicos de su vida, en esta oportunidad, por fuertes revelaciones de su crianza.

El hijo menor de la princesa Diana reveló en su libro que solo fue concebido para ofrecer “piezas de repuesto” para William, actual heredero al trono británico, en caso de que alguna vez su hermano necesitara órganos.

“Dos años mayor que yo, ‘Willy’ era el heredero, mientras que yo era el repuesto. No era solo la forma en que la prensa se refería a nosotros, aunque sin duda lo era. Era la taquigrafía que utilizaban a menudo papá, mamá y el abuelo. E incluso la abuela”, contó el británico en su biografía escrita por el periodista JR Moehringer.

De esta manera, el príncipe Harry explica el título de sus memorias que llevan por nombre “Repuesto” (Spare, en inglés), que salió a la luz oficialmente el pasado martes 10 de enero.

El duque de Sussex destacó que desde muy joven entendió que su papel era ser capaz de proporcionar, en caso de ser necesario, “una pieza de repuesto” para su hermano mayor. “Yo era la sombra, el apoyo, el plan B. Me trajeron al mundo por si le pasaba algo a ‘Willy’… Tal vez un riñón, una transfusión de sangre o una pizca de médula ósea”.

“Todo esto se me dejó explícitamente claro desde el principio del viaje de la vida y se reforzó regularmente después”, expresó sobre su aparente posición desechable en la familia real.

Sin embargo, confesó que al principio no tuvo ningún problema en aceptarlo y reconocer su vida increíblemente privilegiada. “No me ofendí, no sentí nada al respecto, nada de eso. Todos los niños y niñas, al menos una vez, se imaginan ser príncipes o princesas. Por lo tanto, repuesto o no repuesto, no estaba nada mal serlo de verdad”.

Credito de imagen principal via Vail

Share This