Los actores de Hollywood van a la huelga. Y la encargada de anunciarlo ha sido Fran Drescher, presidenta del sindicato de actores y estrella de la serie de los 90 La niñera.

Así se ha convertido en la sindicalista más temida del showbusiness.

Por primera vez, desde 1980, los actores de Hollywood irán a la huelga sumando sus reivindicaciones a las de los guionistas y paralizando la industria del entretenimiento en Estados Unidos hasta nueva orden.

Con su característica voz, pero en un tono mucho más beligerante y enérgico de lo habitual en ella, la actriz Fran Drescher se encargaba de anunciarlo en una multitudinaria rueda de prensa en Los Ángeles al tiempo que mucha gente descubría que la estrella del hit de los 90 La niñera, es ahora también la presidenta del sindicato de actores y máxima representante sindical de más 160.000 intérpretes de la industria americana.

Somos las víctimas. Estamos siendo victimizadas por una entidad muy codiciosa.

Estoy conmocionada por la forma en la que la gente con la que hemos hecho negocios nos trata.

¿Cómo pueden alegar que están perdiendo dinero a diestra y siniestra, mientras entregan cientos de millones de dólares a sus CEOs? ¡Qué vergüenza! Están en el lado equivocado de la historia», decía Drescher en un discurso que se ha hecho viral.

Los ojos del mundo están puestos en nosotros.

Lo que ocurre aquí es importante porque lo que nos pasa a nosotros ocurre en todos los ámbitos laborales, cuando los empresarios hacen de Wall Street y la avaricia su prioridad y se olvidan de los colaboradores esenciales que hacen funcionar la máquina», continuaba la actriz, que ha tenido que dar explicaciones sobre unas fotos en las que posaba junto a Kim Kardashian en Italia al mismo tiempo que se desarrollaban las negociaciones sindicales y que la han convertido en blanco de las críticas.

La niñera, un icono fashion de los 90

Después de ganar un concurso de belleza con 16 años y de estudiar cosmética y poner en marcha su propio negocio, en 1976 se trasladó de Nueva York a Los Ángeles para probar suerte en el showbusiness.

Aunque debutó en Fiebre del sábado noche, junto a John Travolta, y entre su filmografía hay películas como Jack, de Francis Ford Coppola, para el gran público y los nostálgicos de los 90, Dresden siempre será La niñera,

la protagonista de la serie que la catapultó a la fama, la convirtió en un indiscutible icono fashion y le valió dos Emmy y dos nominaciones a los Globos de Oro.

Drescher no solo era la estrella, sino también la productora, junto a su marido Peter Marc Jacobson, del que acabó divorciándose cuando él salió del armario, como le contaría después a Oprah.

Aquel episodio inspiró otra sitcom (Happily divorced), que no tuvo el mismo éxito, pero que la convirtió en una de las aliadas más visibles y comprometidas con el colectivo LGTBI.

Desde entonces, Drescher ha protagonizado series poco memorables, pero ha desarrollado un currículum teatral interesante en los escenarios de Nueva York, ha escrito dos biografías, superado un cáncer de útero y creado una fundación de apoyo a las mujeres que lo padecen.

La sindicalista más temida de Hollywood

Con una dilatada trayectoria como guionista y productora, Drescher no tenía experiencia sindical previa cuando en 2021 decidió presentar su candidatura al sindicato SAG-AFTRA que se encarga de negociar las condiciones laborales de los actores con la Alliance of Motion Picture and Television Producers, representante de estudios y plataformas como Amazon, Apple, Disney, NBCUniversal, Netflix, Paramount, Sony o Warner Bros. Entonces, actores como Alec Baldwin, Tom Hanks, Rosario Dawson o Debra Messing le mostraron públicamente su apoyo.

Desde su llegada al cargo, Dresden, que ha llegado a definirse como «anticapalista», ha liderado reclamaciones relacionadas con los salarios de los intérpretes y ha propuesto una fórmula para establecer porcentajes para el reparto de ingresos de las series más exitosas de las plataformas de streaming.

También ha abierto un debate sobre la necesidad de regular el uso de la inteligencia artificial en la industria del entretenimiento y proteger la imagen de los actores para evitar que se explote sin su consentimiento.

La huelga de actores ya está teniendo sus primeras consecuencias.

El reparto de Oppenheimer, la película de Christopher Nolan sobre el inventor de la bomba atómica, abandonó el estreno londinense de la cinta antes de que el evento finalizara y Margot Robbie, que lleva meses protagonizando una campaña promocional sin precedentes de cara al estreno Barbie, ha anunciado que se unirá a los paros y no participará en ningún evento más.

Imagen principal vía Instagram

Share This