La sandía se ha relacionado con efectos positivos para mejorar el rendimiento sexual. Esto se debe a la citrulina que contiene, sustancia asociada a mejorar la disfunción eréctil que tiene. Los expertos aclaran si la cantidad de este aminoácido es suficiente para que actúe como viagra natural.

La sandía es una de las frutas de temporada básicas en la dieta mediterránea por su contribución a la hidratación.

Se trata de un alimento de baja densidad energética y con gran contenido en agua, fuente de fibra y de vitamina C.

“La vitamina C promueve el funcionamiento normal del sistema inmunitario y a la formación normal de colágeno de vasos sanguíneos, huesos, cartílagos, encías, dientes y piel, ayuda a la absorción del hierro de la dieta, disminuye la fatiga y protege a las células del daño oxidativo debido a su capacidad antioxidante”, detalla a CuídatePlus Manuel Moñino, presidente del Consejo General de colegios Oficiales de Dietistas-Nutricionistas (Cgcodn).

El experto añade que, por su parte, el potasio contribuye a mantener la presión arterial en niveles normales, así como al funcionamiento normal de los músculos y del sistema nervioso.

Más allá de todos estos beneficios, hay uno del que se rumorea bastante: la actuación de la sandía como viagra natural.

Pero, ¿es cierta esta creencia?

Se ha investigado el posible efecto en la vasodilatación de los vasos sanguíneos por su alto contenido en citrulina, aunque faltan estudios clínicos robustos que lo confirmen”, responde Moñino, quien explica que la citrulina es un aminoácido a partir del cual se forma arginina.

Según el especialista, “esta interviene en la síntesis de óxido nítrico, sustancia con un alto poder vasodilatador, que se ha relacionado con una disminución del riesgo de enfermedades cardiovasculares y cuya naturaleza química se asemeja a los fármacos utilizados para tratar la disfunción eréctil”.

Sin embargo, el nutricionista aclara que los estudios que han explorado este efecto han utilizado una alta concentración de sandía que es muy difícil (por no decir imposible) de obtener con un consumo normal en el marco de una alimentación saludable.

Por otro lado, la citrulina se concentra en la cáscara, parte no muy atractiva para el consumo.

“Además, esta sustancia se encuentra en cantidades mucho más elevadas en los pescados y mariscos”, indica.

Carmen Vidal, catedrática de Nutrición y Bromatología de la Universidad de Barcelona y miembro de la Junta directiva de la Sociedad Española de Nutrición (SEÑ) informa de que existen unos comprimidos de citrulina que sí están orientados a tratar la disfunción eréctil.

No obstante, “las dosis que hay en la sandía son absolutamente insuficientes, muy por debajo de las cantidades de estos complementos”.

La sandía no contribuye al aumento de peso

Ni la sandía, ni ninguna otra fruta de temporada, va a contribuir aumentar el peso en las personas que las consumen habitualmente cuando llevan una alimentación saludable.

“De hecho, las frutas en general y las hortalizas suelen ser bajas en calorías, cuando cualquier bebida refrescante, lácteo azucarado, bollería o cualquier derivado cárnico tiene muchísimas más calorías y energía que cualquier fruta y hortaliza”, resalta Moñino.

Por último, Vidal indica que el error de que la fruta engorda puede venir del consejo de quitarla de postre para comerla antes que el resto de alimentos.

Esta recomendación se debe porque, primero, se garantiza el consumo de fruta; y, segundo, “porque al tener fibra y agua, el efecto saciante es mayor”.

Imagen principal vía Wikimedia Commom

Share This