Este martes 20 de diciembre de 2022, la selección argentina llegó a su país para celebrar con su pueblo dicho objetivo logrado en el Mundial de Qatar 2022, coronándose así campeones del mundo después de 26 años de una ardua lucha.

Asimismo, los jugadores llegaron al obelisco de Buenos Aires, en un microbús descapotado en el que podrían disfrutar y celebrar sin pensar que podían pasar por una situación tensa y peligroso para ellos.

Es que cuando iban en transcurso, los jugadores Lionel Messi, Leandro Paredes, Rodrigo De Paul, Ángel Di María y Nicolás Otamendi eran los que estaban en la parte posterior del bus, tuvieron que agachar la cabeza y el cuerpo de manera inmediata para no chocar con un cableado de alta tensión y quedar electrocutados.

 

 

Rápidamente, dicho momento se viralizó por las redes sociales alarmando a los fanáticos de la selección y generando preocupación entre ellos

No obstante, a pesar de toda la felicidad que se vivió en la celebración, el director de Argentina, Lionel Scaloni, no advirtió el peligro que podrían haber pasado los deportistas. Si bien todos los jugadores lograron agacharse a tiempo, el único que logró tocar el cable fue Paredes, pero gracias a Dios, no paso a mayores.

Crédito de imagen principal vía Wikimedia Commons

Share This