Pesó 3,3 kg de peso y nació, en perfecto estado de salud, el pasado lunes. Se llama Derek y se ha convertido en el primer bebé de Europa gestado en los vientres de sus dos madres, Azahara, de 27 años y Estefanía, de 30.

El hito ha sido posible gracias a un nuevo sistema llamado INVOcell y se ha llevado a cabo en la clínica Juaneda Fertility en Baleares.

El ‘milagro’ ha sido posible gracias a una nueva técnica de fecundación in vitro llamada Invocell, que permite una ‘gestación compartida’. Es decir, que las dos mujeres de la pareja lleven en algún momento del embarazo el bebé en su interior.

 

¿Cómo funciona?

Según explica la clínica, INVOcell es un dispositivo que funciona como una pequeña incubadora, pero que a diferencia de las existentes en el laboratorio, se coloca debajo del cuello uterino de una de las dos mujeres,

lo que permite que el desarrollo del embrión durante los primeros días tenga lugar dentro del cuerpo en lugar del laboratorio.

Una vez desarrollado el embrión, se extrae el INVOcell con éste en su interior. El embrión se transfiere al útero de la pareja.

“Este procedimiento aporta un gran valor emocional por el hecho de haber compartido ambas mujeres la gestación del embrión”, explica la clínica en la nota de prensa.

Si se desea compartir la gestación, al quinto día la pareja debe acudir al centro para extraer el Invocell y transferir el embrión ya formado a la segunda mujer, que es quien lo portará en su interior hasta el alumbramiento.

Aproximadamente 2 semanas después se realiza una prueba sanguínea que confirma que la mujer ha quedado embarazada.

Imagen principal vía Instagram

Share This