La hinchazón o distensión abdominal con frecuencia es provocada por comer en exceso más que por una enfermedad grave, de acuerdo con Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

De hecho, se pueden generar gases, los cuales se forman normalmente en los intestinos a medida que el cuerpo digiere los alimentos y estos son el aire que salen a través del recto, que también se denominan flatos o flatulencia.

Además, los gases también pueden formarse cuando el sistema digestivo no descompone completamente ciertos componentes de los alimentos, como el gluten, que se encuentra en la mayoría de los granos, o el azúcar de los productos lácteos y la fruta, pero la presencia de gas en el sistema digestivo es una parte normal del proceso de digestión.

Sin embargo, esto no es indicio de una enfermedad grave, pero es recomendable asistir al médico si la persona tiene gases y otros síntomas, como dolor estomacal o rectal, acidez gástrica, náuseas, vómitos, diarrea, estreñimiento, fiebre o pérdida de peso, o si tiene heces fétidas y aceitosas o heces con sangre.

Así las cosas, el portal de salud reveló las mejores técnicas para desinflamar el estómago y quitar los gases:

1. No retener el gas y dejarlo salir.

2. Defecar. Cuando se sienta el impulso de defecar, no pasarlo por alto.

3. Comer despacio. Es recomendable masticar los alimentos entre 30 y 50 veces por bocado.

4. No masticar goma de mascar.

5. Evitar las pajillas o pitillos.

6. Dejar de fumar.

7. No tomar bebidas carbonatadas.

8. Eliminar los alimentos que ocasionan gases e inflamación. Entre los alimentos que más comúnmente causan gases se encuentran los frijoles, guisantes, lentejas, repollo, cebollas, brócoli, coliflor, alimentos integrales, hongos, ciertas frutas y cerveza y otras bebidas con gas.

9. Beber tés desinflamantes, pero solo se puede elegir uno:

  • Hinojo. Para preparar la infusión se necesita media cucharadita de semillas de hinojo y una taza de agua hirviendo. Después, se añaden las semillas al agua, se deja reposar por 3 minutos y se consume.
  • Boldo. En una taza de agua hirviendo se añade una cucharadita de hojas de boldo. Después, se tapa la mezcla, se deja reposar por 10 minutos y se consume.
  • Menta. Se necesita una cucharada de menta y una taza de agua hirviendo. Después, se agrega la menta en el agua y se deja reposar por unos minutos y se consume hasta tres tazas al día.
  • Anís. Para preparar la infusión se necesitan dos estrellas de anís y una taza de agua hirviendo. Después se mezclan los ingredientes, se dejan reposan y finalmente se consume la infusión hasta dos veces al día.
  • Canela. En una taza de agua hirviendo, se agrega media cucharadita de canela, se revuelve y se deja reposar por dos minutos, pero hay que tapar la mezcla. Después, se consume después de comer o cuando se sienta alguna molestia digestiva.
  • Jengibre. Para realizar la infusión, se necesita una raíz de jengibre, una taza de agua hirviendo y opcionalmente se puede agregar limón. Después, en la taza de agua se ralla el jengibre y se deja reposar por unos minutos. Si se desea se agrega el limón y finalmente, se consume con moderación.
  • Manzanilla. En una taza de agua hirviendo, se agrega una cucharada de flores de manzanilla y se deja reposar por 10 minutos. Después, se consume hasta tres veces al día.

10. Comer menos alimentos grasos. La grasa retrasa la digestión y le da a la comida más tiempo para fermentar.

11. Probar un remedio de venta libre. Algunos productos pueden ayudar a digerir los alimentos y muchas personas creen que estos productos funcionan.

De todos modos, lo primero que hay que hacer es consultar a un experto de la salud para que sea este quien guíe el proceso e indique que es lo más adecuado para cada persona, pues la información antes dada de ninguna manera sustituye la asesoría médica.

Crédito de imagen prinicpal via Wikimedia Commons

Share This