Desde adolescentes, muchos son los hombres y mujeres que ven pornografía para complacer diferentes placeres o simplemente por curiosidad en las primeras oportunidades, esto, sin saber lo perjudicial que podría resultar a futuro para la comunicación en la adultez.

Tras hacer una consulta de audiencia a una de las páginas web de contenido pornográfico más visitadas del mundo, un investigador de la Universidad Autónoma del estado de México, se percató que el mayor porcentaje de los suscriptores son personas entre los 18 y 24 años.

Sergio González, investigador del institituto mexicano, realizó una documentación para conocer las desventajas que conlleva para los adolescentes, ver pornografía. De acuerdo a los resultados, el adolescente adopta un comportamiento que en muchos casos no le permite aceptarse con facilidad en el ámbito sexual.

En algunos casos, se produce un trastorno conocido como la hipersexualidad, que es una preocupación excesiva por fantasías, impulsos o conductas sexuales que son difíciles de controlar, provocan angustia o afecta de manera negativa la salud. Además de tornar la comunicación más complicada.

A futuro estos problemas que suelen verse insignificantes, pueden convertirse en depresión, ansiedad u otras patologías. Para evitar los riesgos que le conllevaría a un adolescente ver contenido sexual explícito, el especialista recomendó aplicar el control parental y la supervisión de un adulto.

Crédito de imagen principal via Pixabay

Share This