El director de Jurassic World: Dominion explica cuál fue el dinosaurio más difícil de hacer para la película y también comparte la creativa solución que encontraron al problema.

Jurassic World: Dominion supone la culminación de la saga de Parque Jurásico.

Por ello, más que nunca, era imprescindible la presencia de montones de dinosaurios que sorprendieran a la audiencia por última vez.

En Jurassic World: Dominion los peores temores de Ian Malcom se confirman, y los dinosaurios acaban poblando la tierra, conviviendo de manera salvaje con los humanos.

La cinta nos muestra una amplia variedad de dinosaurios en diferentes entornos, pero uno de ellos fue especialmente difícil de ejecutar.

En el podcast Behind the Screen de The Hollywood ReporterColin Trevorrow ha desvelado que los pyroraptor fueron los dinosaurios más difíciles de hacer en Jurassic World: Dominion:

Fueron realmente difíciles y fueron los que tardaron más en crearse.

Porque realmente no teníamos ninguna base para ellos.

Se recolectaron plumas de aves de todo el mundo y observaron cómo reaccionaba el material a la luz al colocarlas sobre un animatrónico que construyeron para hacer estas pruebas.

Hasta que lograron dar con el resultado que vemos en la película.

Los animatrónicos también han formado parte del metraje final de Jurassic World: Dominion, con dinosaurios físicos que se mezclan con otros hechos de manera digital.

Uno de estos ejemplos lo encontramos en el dilophosaurus que aparecía también en su versión animatrónica en la primera entrega de Parque Jurásico.

Crédito de imagen principal via: Flickr

Share This