Muchos ya echaban por los suelos el primer anuncio de los protagonistas de The Sandman, la serie de Netflix, por el simple hecho de que Lucifer fuese interpretado por Gwendoline Christie (Juego de Tronos) y no Tom Ellis. Pero la revelación de otros actores y sus personajes, la polémica seguía vigente.

Las decisiones creativas, supervisadas por el mismo Neil Gaiman, decidieron que Lucienne sea interpretada por Vivienne Acheampong o que Muerte le de vida una actriz negra como es Kirby Howell-Baptiste.

Los comentarios sobre ello no tardaron en aparecer en Twitter y tampoco el propio Gaiman defendiendo esta decisión: “¿Muerte es negra? ¿En serio? Ella era uno de los más icónicos personajes. Era como una pequeña Siouxsie con una cara muy blanca y ropa negra y pelo punk”, dice una usuaria de Twitter a lo que le contesta Gaiman:

“Si crees que los Eternos tienen una raza o forma humana específica, te has perdido algo de Sandman. No te preocupes. Ve la serie

Otro usuario de Twitter se quejaba de que la mitad de los personajes deberían ser hombres: “¿Qué cojones es esto? En serio ¿Qué es esto? La mitad de estas personas debería ser hombres”. A lo que Gaiman ha querido explicar claramente:

Es ‘la mitad de estas personas deberían ser hombres’ lo que es una pista de que algunas personas podrían no haber leído Sandman”

The Sandman sigue la historia de Sueño, un Eterno que se encarga del mundo onírico. La serie se ambienta hoy día donde lo moderno, la fantasía tenebrosa en la ficción contemporánea, el drama histórico y la leyenda se entrelazan a la perfección.

La ficción ya se encuentra disponible en Netflix desde este 5 de agosto.

Crédito de imagen principal vía Youtube

Share This